EL HOTEL

En medio de los viñedos de la bodega El Esteco y con los Valles Calchaquíes de fondo, el casco de la finca - que supo pertenecer a la tradicional familia Michel Torino fundado en 1892, hoy es parte y alma de este increíble hotel de anchas paredes, cúpulas vidriadas que iluminan los corredores, tejas españolas en sus techos , portales de hierro forjado, fuentes rumorosas, típicos aljibes, y una amplia colección de muebles y cuadros de época. Una propuesta única en Cafayate que une en torno a la temática del vino, la bodega y el hotel. Parada obligada para quienes quieran disfrutar de su hospitalidad, el paisaje que lo rodea, su historia, su arte y de la increíble calidez de su gente.

Sus 32 habitaciones dispuestas entre amplios patios al mejor estilo colonial, nos reciben con la comodidad de su amplitud y con su mobiliario original, pero también con la modernidad de su equipamiento y servicios.

Jardines prolijamente mantenidos, y una magnífica pileta rodeada por pérgolas cargadas de uvas enmarcan las tardes de los valles, dando frescura al radiante sol.

Un corral con llamas, desde donde parten excursiones a caballo por los viñedos, reafirman las tradiciones de la zona.

Con más de 10 años de vida hoy tiene una nueva propuesta, para que nuestros huéspedes puedan realmente vivir la cultura de los valles a pleno. Tranquilidad, días soleados, noches frescas, una copa de riquísimo vino y buena cocina. Laderas que cambian de colores con la puesta o salida de sol y un equipo que se entrena para hacer de Patios una experiencia única en estas lejanas latitudes, para que puedan así “Experimentar los Valles Calchaquíes”.